Tres formas de hacer más accesible tu baño

Tabla de contenidos

La accesibilidad es un derecho y está regulado en nuestro ordenamiento jurídico con la Ley 10/2014, de 3 de diciembre, de accesibilidad.

Cuando hablamos de accesibilidad concretamente en el cuarto de baño no tiene por qué suponer una reforma integral del baño. En cambio, puede ser más bien cuestión de pensar bien el espacio y saber qué nos hace falta. Por eso, en esta ocasión nos centraremos en lo necesario para hacer que un baño sea seguro y cómodo para tres grupos de personas con dificultades en materia de accesibilidad: personas mayores, invidentes y personas en silla de ruedas.

Muebles suspendidos y suelos antideslizantes

Cuartos de baño accesibles para personas mayores
Al abordar la estructura y disposición de los elementos en este caso, se plantean las siguientes necesidades en la zona de la ducha y del inodoro:

En la ducha será necesario contar con un asiento o silla de baño. Estos asientos han evolucionado mucho y podemos encontrar asientos normales o plegables, con ventosas en las patas… así como con gran variedad de acabados y diseños. Es importante contar con empresas cuyos productos estén homologados ya que la seguridad es lo primero. Del mismo modo, se necesitan asideras y barras de apoyo, que permiten que la persona pueda moverse y colocarse a su gusto en la ducha.

Asideras y barras de apoyo

A veces se hace necesario colocar rampas que eviten desniveles o escalones que dificultan el acceso. Por último, contar con una alfombra antideslizante a la salida de la ducha será necesaria en todo caso.

Por último, para el inodoro podremos contar con alzadores y barras de apoyo.

Cuartos de baño accesibles para personas invidentes
En este caso necesitaremos poner atención en:

Pared: diferentes texturas en la pared según la habitación de la que se trate hará más fácil identificar cada habitación a personas con problemas de visión. La señalización en Braille se hace necesaria en cuartos de baño públicos.

Suelo: será siempre antideslizante. También, es importante contar con un plato de ducha extraplano para evitar los desniveles y tropezones que pueda haber al entrar en la ducha.

Oros elementos del cuarto de baño: tecnología como básculas que hablan o mamparas correderas hacen del baño un lugar seguro, cómodo y agradable.

Cuartos de baño accesibles para personas en sillas de ruedas
Los baños para personas en sillas de ruedas deben contemplar los siguientes aspectos:

En el pasillo de acceso: este debe tener un ancho de al menos 1,20 m de forma que una silla de ruedas tenga espacio suficiente para hacer un giro de 90º.

La puerta de acceso al cuarto de baño tendrá un ancho de entre 80 – 90 cm para asegurar el acceso con silla de ruedas.

Si nos referimos a baños públicos, la señalética deberá indicar la idoneidad del cuarto de baño para acceso en silla de ruedas.

Dentro del baño necesitaremos un diámetro de al menos 1,50 m. Se recomienda suelo antideslizante e intentar que todo esté accesible al mismo nivel, sin escalones.

Elementos del baño: entre la ducha y el inodoro deberá haber distancia suficiente para asegurar que se puede acceder y salir de la ducha teniendo espacio para la silla de ruedas. Sería interesante contar con inodoro y lavabo suspendidos para facilitar el acceso a los mismos. Tanto en la zona del inodoro como en le ducha se deben instalar barras de apoyo y asideras.

También es aconsejable contar con una silla especial para vestirse y desvestirse, así como un asiento o silla de ducha.

En cuanto a los grifos, cuanto más sencillos mejor. Los más indicados son grifos monomando o con sensor.

Contacta con nosotros

Contacta amb nosaltres

També pots venir a veure’ns a la nostra botiga:

Camí Can Bassa 10 Nau 1, Granollers, 08402